Feeds:
Entradas
Comentarios

Coincidir

Coincidir
En otro momento, O tal vez
En otra vida
Donde tú no tengas miedo
Yo, me abrace ti: y así
Me encuentre.

Dónde seas tú; completa
sin tu pasado, sin tus miedos
Sin límites.

Y entonces yo no tenga prisa.

El alma es tuya o mía?

– Es tuya, recuerdas como la dejaste abandonada y la encontré, la cuide y alimente, hasta que un día te la devolví porque ya necesitabas volar.

Pero jamás imaginaste lo que ocurriría en el vuelo.

– No, pero debí intuirlo

Ahora quedan dos opciones: cuídame o arreglame las alas, pero enséñame a volar.

Usted no comprende, todavía

Que aún tiemblo al escuchar su voz

Sus recuerdos siguen dispersos, no sólo en la memoria

Siguen aquí; en la almohada, bajo mis sabanas, en esa parte de mi corazón

Esa parte tan mínima qué; todavía late por usted

Que se esfuerza por mantenerla aquí

En los sueños que fueron nuestros y se van haciendo menos

En el aire que ha ido perdiendo su aroma

En las hojas secas de un árbol que no floreció

Pero todavía, todavía la pienso y la conjugo como parte de mis días.

Sobre el amor

“Tú que siempre buscas el amor, espero que esa búsqueda no sea eterna”
Descubrí la levedad del amor en un compendio de cartas viejas, que estaban ahí; mal escritas, mal redactadas, todas ellas rebobinan la misma cinta .. “El amor”.

(De los fragmentos dispersos)

Un abrazo quiere decir: tú no me amenazas, no tengo miedo de estar tan cerca, me puedo relajar, sentirme en casa, me siento protegido y alguien me comprende. Dice la tradición que cada vez que abrazamos a alguien con ganas, obtenemos un un día de vida. Por favor, hazlo ahora – le pido.
El Aleph- Paulo Coelho

Ocio Sabatino

Los sábados en casa, solo me recuerdan que he tenido semanas donde he terminado tan cansado que llega el sábado duermo, y despierto con ganas de seguir durmiendo. Me despierto y leo un libro, justo las páginas que leo me hacen decidir no volver a comer carne, porque según la filosofía tibetana si alimentas a tu cuerpo con cosas muertas gastas gran parte de energía en poder digerirlas, esto a la larga acarrea enfermedades y muerte, extrañamente hace unos días reflexionaba mucho sobre la muerte, la vida y demás cosas que siempre nos preocupan. Volviendo al tema de la carne, imagine los cortes, las espadas, la cecina, el pozole, la machaca, etc., etc., lo único que conseguí es que me diera hambre, no precisamente un hambre que sacias con manzanas, nueces y lechugas, definitivamente eso de ser vegetariano tendré que pensarlo mucho. Posterior al hambre me di cuenta que sigo teniendo sueño, contrario a lo que dice el libro en vez de llenarme de energía a las siete de la noche, pensé en despertarme con un café y seguir leyendo, extraño pero no tenía ganas de ir solo por el café, entonces suena el celular, esperaba una invitación a salir, pero resulta que era el mensaje de uno noticias, Narro decía que el narco no ha superado la gobernabilidad, ayer viví la psicosis de una supuesta amenaza de enfrentamientos, que me hizo encerrarme en mi casa maratónicamente a las once de la noche. El punto era que nadie iba a invitarme a salir, porque hace años que no cultivo amistades, a pesar de recibir ayer, una invitación a una boda a la cual decidí no ir, porque me molestan esos rituales donde la gente quiere vivir feliz por siempre, además de que mi cansancio sumado a mi mal humor, no me vuelve un buen compañero en estos momentos, está bien a quien quiero engañar, dicen que si te invitan a una boda el compromiso se hace inminente. Que miedo, ya desperté sin necesidad de café. En conclusión tendré que buscarme algo que hacer los sábados, porque en caso de seguir así, continuaré escribiendo estupideces poco interesantes, total que ya no fui por el café, ni a la boda de no sé quien, en conclusión; leeré hasta que me caiga de sueño y pueda seguir durmiendo, tal vez sueñe con el Tibet, el Everest, y las cosas que no debo de comer, para reemplazarlas por lechugas, manzanas, limones y nueces.

Vida y Muerte

Reflexionando un poco sobre todas las veces que morimos a lo largo de nuestra vida, entendiendo que todo es vida, todo es muerte, en este ciclo todo se desenvuelve, los sueños que en algún momento fueron, hoy ya no están, las promesas vacías que murieron con el tiempo, los anhelos, intentos fallidos, el desamor, el deseo, todo lo que representa vida, y nos ayuda a comprender la muerte.

Por un instante me vino a la mente la reflexión de que cada día de vida, nos acerca un día a la muerte, me hace pensar en todo lo que haría si tuviera la certeza de que la muerte se acerca, un millón de sueños vienen a mi mente, tal cual las estrellas aparecen en el cielo, cierro los ojos y veo el infinito en todas mis posibilidades, respiro, recuerdo que aun estoy vivo, aunque muchas veces pareciera lo contrario.

En la lista de actividades incluiría amar, en este punto debe morir la soledad, el hastío, para permitir darle vida a una ilusión, entonces creo que también viajaría, dejaría morir mis miedos, para darle vida a la aventura de conocer nuevos lugares, nuevas costumbres, entonces volaría.

Inexplicable pero así es, todas las cosas que dejamos alguna vez en el camino, representan muerte, pero le dieron vida a algo más, solo que el impacto de lo que permitimos vivir, no siempre es positivo, muchas veces pareciera que solo dejamos vivas las ruinas, para dejar constancia de lo que un día fuimos, sin entender claramente que las ruinas son el inicio de la reconstrucción. Así como en  la muerte física el alma se desprende del cuerpo, para poder vivir lo trascendental, lo pleno, la paz de lo eterno.

Creo que también me apasionaría más con todo lo que hago, valoraría cada uno de los días porque puede ser el último, escribiría menos, hablaría mas. Aunque seguramente seguiría escribiendo porque las palabras mueren, pero las ideas viven sobre el papel evocando a la memoria cuando son leídas, leería mas pero trataría de entender menos, para no complicarme la vida buscando respuestas, conservaría viva mi capacidad de asombro, para vivir sorprendido y no morir escéptico.

Seguramente haría mil cosas, pero un día es tan corto, que solo me queda la sensación de querer seguir vivo, para no dejar nada a medias, así el día que sea pueda morir, para abrir los brazos y entender que viví cada día con un propósito y consciente de la muerte.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 176 seguidores